Suscripción

Ingrese su dirección de correo electrónico:

Entregado porFeedBurner


Periódico Educativo fundado por Docentes 2.0 ® el 15 de Junio de 2018

LA DOCENCIA UNIVERSITARIA: UNA VÍA OTRA

Resultado de imagen de UNIVERSITARIA Núcleo de Nueva Esparta de la UniversidadAnte esta compleja e incierta realidad que nos circunda hablar de una docencia universitaria otra pareciera ser un desafío. Sin embargo, las actuales tendencias plantean una redefinición en la función del docente, de su formación y desarrollo profesional; un cambio sustancial de rol que genera y orquesta ambientes de aprendizaje complejos, propiciando en sí mismo y en los estudiantes, la búsqueda y la creación de conocimientos, mediante estrategias y actividades apropiadas. 

Asimismo, esbozan la posibilidad de una docencia ética, estética, critica, creativa, sensible y transdisciplinaria que rompen con una concepción tradicionalista, transmisiva, mecanicista, repetitiva, fragmentada del docente y optan por una mirada hacia la condición humana, que le dé sentido a su existencia. 

Visto así, y en aras de aportar nuestras reflexiones al debate para recrear una docencia otra, cabe preguntarse: ¿Cuál es la concepción epistemológica de la docencia universitaria? ¿De qué manera los docentes universitarios construyen conocimientos? ¿Promueve el docente universitario la construcción de conocimiento a través de la recreación de su realidad cotidiana? ¿Cuáles son los mitos que imperan en nuestros espacios académicos en relación a las formas de conocimiento? ¿Cómo enfrentar estos mitos y vislumbrar nuevos horizontes para la construcción de conocimiento en los espacios universitarios? ¿Cuál es el nivel de compromiso del docente universitario con la institución que niegan otras posibilidades de construir conocimiento? ¿Cuáles son los desafíos que se debe replantear la universidad de nuestros tiempos en cuanto a la construcción de conocimiento y la consolidación de saberes? ¿De qué manera los docentes universitarios podemos contribuir a la construcción de nuevos horizontes epistémicos? 

Por lo anterior, considero que un docente universitario tiene que inquietarse, criticarse, preocuparse, motivarse y ocuparse de su práctica cotidiana ante las exigencias que les plantea el entorno. Al respecto, Foucault (2002) expresa que es necesario “tomarse a sí mismo como objeto de desvelo.” (p.51) 

Pensar una docencia universitaria otra, devela problemas derivados de la crisis, de sentido, de pensamiento y de futuro que ha establecido modos de producción de conocimiento que es necesario cuestionar para poder propiciar una verdadera transformación. En este sentido, Michel Foucault, influenciado por Inmanuel Kant, Friedrich Nietzsche y Martin Heidegger realizó estudios sobre filosofía antigua específicamente la cultura griega develando una serie de prácticas conocidas como técnicas de si o tecnologías del yo (2008), que apuntan hacia la experiencia del docente que se analiza a partir de una serie de prácticas pedagógicas, pensamientos, conductas o cualquier expresión del ser, basado en una actitud crítica y reflexiva sobre si mismo tendientes a su transformación que se lleva a cabo por cuenta propia del docente o con ayuda de otros. 

Entre ellas: 1) El aprendizaje en la práctica utiliza el entorno como recurso pedagógico, de forma de establecer relaciones reales del conocimiento con el contexto que promueva la reflexión, la crítica y la toma de decisiones. 2) El acompañamiento pedagógico que pudiera suscitarse en aquellos docentes en formación, contempla situaciones practicas imprevisibles que exigen a menudo resoluciones inmediatas.3) Las aulas interactivas, en las que se orienta a desarrollar tanto en los estudiantes como en los docentes habilidades comunicativas en forma oral, escrita y gráfica para la producción de textos, gracias a la interacción colaborativa, intercambio con otras instituciones universitarias, uso de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) como recursos pedagógicos. 4) El aprendizaje colaborativo, consiste en una actividad realizada entre los mismos docentes durante periodos interacadémicos, para formarse sobre un tema particular, desarrollar talleres vivenciales y experienciales, prácticas de campo, prácticas de cocina, entre otros. 5) La investigación basada en el desarrollo, se basa en el fomento de la actividad investigativa utilizando diversos medios, problematizando situaciones o tomando situaciones del contexto que permitan desarrollar ideas creativas e innovadoras para generar soluciones. 6) Los espacios de encuentro docente constituyen lugares o actividades que permite a los docentes tomar actitudes reflexivas consigo mismo, para conocerse y para ver como lo afecta su entorno y como ha influido éste en su práctica y en su relación con los demás y con el conocimiento, que justifican una u otra practica social. 

Con esta muestra queremos poner de manifiesto que es posible entusiasmar y atrapar al estudiante universitario en su propio aprendizaje, cuando se le estimula debidamente, y se le pone en situación de crear algo propio para aprender y por otra parte enriquecer el trabajo docente en la acumulación de experiencias significativas que procuren una satisfacción y logros cognitivos actitudinales. Por ello, una docencia universitaria otra, en esta contemporaneidad que nos circunda emerge de una sensibilidad, del diálogo, del respeto, del compromiso personal y profesional que percibe nuestro comportamiento y el de los demás y los moldea, es catalizadora de su propio destino y constructora de su propia historia. 

Referencias 

Foucault, M. (2002). La hermenéutica del sujeto. México: Fondo de cultura económica. 

Foucault, M. (2008). Tecnologías del yo y otros textos afines. Buenos Aires: Paidós 

Heidegger, M. (2005). Ser y Tiempo. Santiago de Chile: Editorial Universitaria. 

Kant, I. (2003). Pedagogía. Madrid: Akal 

Nietzsche, F. (1996). Sobre verdad y mentira en sentido extramoral. Madrid: Technos. 


Autor: Dra. Asunción Suniaga


Profesión: Profesora e Investigadora de la Universidad de Oriente
Contacto: 



Skype: asuncy
Facebook: asuniaga
Twitter: @Asuniaga
Instagram: @asuncy
Youtube: asuncionsuniaga 

MEDIANDO LA TECNOLOGÍA Y EL PROCESO DE ENSEÑANZA-APRENDIZAJE

El momento importante entre la tecnología y la educación es verla como una amiga o compañera, en el proceso de enseñanza-aprendizaje, avances significativos y procesos rebasan la idea principal de ser docente y ser aprendiente. Se crean rutas de aprendizaje apropiadas en los diversos ámbitos o ramas, uno de ellos es la evaluación donde se refuerzan conocimientos, habilidades, actitudes y destrezas de cada una de las partes. 

Pero ¿Evaluar qué?, se entiende por evaluación la construcción del conjunto de valores internalizados por docentes, alumnos, directores, supervisores padres y representantes de entes empleadores, acerca de la forma de concebir y practicar la evaluación en un determinado proceso educativo. (Duque, 1992, p. 170) 

Se determina qué tan factible o no, son los procesos bajo los cuales nos normamos y hacemos la permanencia positiva del alumno en el contexto educativo. Como ya se sabe, la evaluación la podemos dividir en tres momentos: inicial, formativa y sumativa. De los que a continuación, dameros unas pautas sobre el que hacer de cada uno de los momentos. 

En el primer momento, es conocer que tanto saben los alumnos sobre el manejo de las tecnologías, el uso, si hay o no un apego con ellas para ellos y aun más, con el resultado es indispensable para modificar o transformar el quehacer educativo. 

Tomando en cuenta que las necesidades serán diversas y que solo es un indicador, no un resultado fijo del que nos tengamos que adueñar, da pie a seleccionar las habilidades ya poseídas así como el que y como de las necesidades de los alumnos; un ejemplo de ello es crear ciertos simuladores en páginas como Gnowledge, requiere de un breve cuestionario con información básica (nombre, correo, contraseña, fecha de nacimiento) para poder hacer un cuenta y dirigirse a hacer un examen, ejercicio o tarea; en la misma página se encuentra un manual para antes de realizar la actividad, al final se visualiza una plataforma donde el resultado y número de visitas hacia esa actividad se verá reflejado en un flujo y así tener un seguimiento de los resultados que se van obteniendo. (Página: http://www.gnowledge.com/

El segundo momento se identifica como formativo, proceso constante en el que se verifica los avances que tienen los alumnos para ir fortaleciendo aquellas debilidades, donde se pretende asegurar la calidad del alumno para que pueda disfrutar del enfoque tecnológico y generar cierta capacidad en que quehacer futuro. 

Entendiendo que la tecnología no solo es un rato, no un momento sino un proceso diario que nos acompaña y aborda con el que tenemos que convivir y estar preparados tomando consciencia que es para el futuro y que podemos hacer muchas cosas con ella. 

El último momento es la verificación final del proceso situado en el aula o entorno educativo, se observan modificaciones y fortalezas que se tomaron en un principio, de igual forma para hacer más ameno el contexto lo ideal es buscar páginas, blogs o todas aquellas herramientas de aprendizaje digitales, que fortalezcan los aprendizajes ya aprendidos para en ocasiones futuras saber cómo responder a las necesidades propias de la tecnología.

Autor: Lilia Daril Molina Gatica 

Profesion: Licenciada en Ciencias de la Educación 
Facebook: Lilia Molina

CINCO FORMAS DE HACER TECNOLOGÍA EDUCATIVA

¿Qué necesita el docente?

El rol del docente juega un papel muy importante, cuando se trata de hacerse notar y comprender que las decisiones que tome respecto a su enseñanza, serán las consecuencias reflejadas a la hora de llevar la práctica con los alumnos.

Es por eso, que se presentan cinco pasos para activar la idea de utilizar la tecnología en el ámbito educativo de una manera que ayude a ambas partes, sin perder de vista el propósito del docente: ser facilitador de aprendizajes; y de la tecnología: brindar un auge de posibilidades para poder comunicarse desde cualquier lado con el resto de la sociedad. Comencemos:

1. No tener limitantes.

El docente debe tener disponibilidad, para aceptar las nuevas tecnologías y hacerlas suyas. Generar una respuesta (ruido) inmediata/to en el alumno, cada que despertamos en las noticas o redes sociales, ya se habla de nuevos avances; por eso se debe comenzar con plataformas fáciles y útiles para poder ser probadas con los alumnos en el contexto educativo.

2. Aceptar sus errores.

El docente debe ser humilde, para saber corregir y tomar decisiones. De los errores se aprende y con las nuevas tecnologías y descubrimientos, puede suceder. Existen videos como tutoriales para poder conocer el acceso e indagar; si no se puede o complica no pasa nada, lo importante es saber intentar.

3. Conocer las tecnologías.

Debe elegir cuales son aplicables para sus clases, las que pueden servir como tarea y las que serán de diversión. Hay que reconocer que no todo es seriedad, también hay un rato de ocio. Y ese ocio, puede generarse mediante dinámicas grupales o individuales, como retroalimentación sobre algún tema en específico o una tarea asignada. 

4. Verla como una competencia.

Las competencias, son la capacidad de hacer y es aquí cuando se verá que tan fácil o difícil se vuelven las tecnologías (si funcionan o no), así como la disposición del mismo para con los alumnos a la hora de resolver las necesidades o problemáticas. Aquí se pondrán en juicio las habilidades, actitudes o valores y se verificaran todos aquellos conocimientos ya antes vistos; para poder ser llevados a la práctica. Sirve como una evaluación (grupal e individual).

5. Innovarse en las tecnologías.

La apertura que dan los puntos anteriores, facilita llegar a este último. Ya se conocen algunas tecnologías, ya se experimentó con otras y se seleccionaron las más concretas para ser aplicadas. 

Se mantiene el alumno activo, el docente se encuentra en constante actualización y capacitación, para generar y conocer nuevas tecnologías, que pueden ser brindadas. Y entonces se puede ver, como todo un experto.

Conclusión: 

Si el docente comienza por aplicar estos pasos, pronto la educación tradicional quedara como un recuerdo y dejaremos de compararla con países de potencias con gran renombre e importancia. Tendremos con que defendernos y sobre todo, comprender que la educación ya no es más tradicional, hace mucho que dejo de serlo más no lo asimilamos. 

La tecnología ya nos rebasó y para que no nos consuma, es mejor apropiársela y así provecho; es amplia y se ha vuelto al alcance de todos. Por eso el gran significado de tecnología educativa se resume como: "La forma sistemática de diseñar, desarrollar y evaluar el proceso total de enseñanza-aprendizaje, en términos de objetivos específicos, basada en las investigaciones sobre el mecanismo del aprendizaje y la comunicación que, aplicando una coordinación de recursos humanos, metodológicos, instrumentales y ambientales, conduzca a una educación eficaz" (INCIE, 1976).


Autor: Lilia Daril Molina Gatica 

Profesion: Licenciada en Ciencias de la Educación 
Facebook: Lilia Molina


RETOS Y DESAFÍOS PARA UNA DOCENCIA UNIVERSITARIA DEL POR-VENIR

El momento histórico que estamos viviendo ya no es el mismo de antes, pues nos toca despedir una docencia universitaria tradicional, donde se privilegia entre otras cosas: el memorismo, el aprendizaje enciclopédico, la enseñanza mecanicista y simplista, el pensamiento hipotético-deductivo y la transmisibilidad del conocimiento, para darle paso a una nueva docencia universitaria cónsona con la complejidad del siglo XXI, que trasciende el acto de enseñar, pues es creativa, comprensiva, crítica, sensible y emancipadora, que requiere de “(…) nuevas formas de aprender, comunicar, valorar y empalmar con la realidad”. (Giroux, 2008:14)


En este sentido, uno de los retos de la docencia universitaria del por-venir es procurar el desarrollo del ser. Esto implica que la universidad debe ofrecer posibilidades para el desarrollo humano demostrando su amor y la confianza en las capacidades de su personal, pues “la educación del futuro deberá ser una enseñanza primera y universal centrada en la condición humana”. (Morín, 2001:21). Luego quienes decidan ser docentes universitarios, deberán pensar y repensar en la toma de conciencia de lo que implica ser docente en el momento que estamos viviendo.

Otro de los retos a nivel mundial, es que los docentes universitarios brinden un servicio educativo de calidad, aunado a la mejora de sus condiciones de trabajo y su situación social, lo cual constituye uno de los acuerdos mundiales más recientes en torno a la docencia universitaria, contemplado en la Recomendación relativa a la Condición del Personal Docente de la Enseñanza Superior (1997) y a la Declaración Mundial sobre la Educación Superior del Siglo XXI (1998), que abarca aspectos tales como: la formación permanente, desarrollo de competencias didacticos-pedagógicas, la incorporación y uso de las Tecnologìas de Infomación y Comunicación (TIC) en su praxis, la movilidad nacional e internacional y otras. No obstante, su aplicabilidad depende de las políticas gubernamentales en materia educativa y de las prioridades de cada país a fin de lograr docentes competentes y altamente calificados, responsables, críticos y autómomos que fomenten el desarrollo del individuo y el progreso de la sociedad.

Desde el contexto latinoamericano, el desafío consiste en crear una ruptura a pensamiento hegemónico que ha instaurado un modelo educativo foráneo, discordante a las necesidades de cada periodo épocal, aunado a una forma única de hacer ciencia. Hecho, que a nivel de la docencia devela una crisis epistémica que profundiza la crisis universitaria en cuanto a su razón de ser que conllevan a cuestionar y reflexionar lo que significa hacer docencia universitaria en cada contexto local y su futuro inmediato, puesto que se carece de un fundamento epistémico que responda a nuestra idiosincracia como pueblos y a la dinámica contemporánea.

Es por ello, que hoy día urge reforma epistemica en la docencia universitaria que genere una actitud crítica, reflexiva y creativa ante las circunstancias que lo rodean, porque “sin reforma del conocimiento, no hay reforma universitaria” (Lanz y Fergunson, 2011). En este sentido, urge la conformación de docencia universitaria otra que se corresponda ante esta nueva era planetaria transcompleja.

Para ello, los docentes universitarios debemos migrar de lo informativo a lo formativo, de lo unidireccional a lo bidireccional, de lo particular a lo cotidiano, así como también debemos estar dotados de herramientas didácticas y pedagógicas para la formulación y puesta en práctica de los planes de trabajo, que se logra con una formación integral y trascendental que es ética, estética, valórica, humanista, sensible, tecnológica, crítica, intersubjetiva, científica y comprometida que suscita una nueva actitud frente al conocimiento y que dirige esfuerzos hacia el ser, para alcanzar esa docencia universitaria otra que queremos.

Como vemos, los desafíos que plantea la docencia universitaria del por-venir, son muchos, pero la esperanza del cambio está en aquellos quienes marcan la diferencia. De ahí, que cada nuevo día los docentes universitarios debemos preguntarnos ¿Qué puedo hacer diferente hoy? Ese pudiera ser un gran comienzo.

Referencias

Giroux, H. (2008). La Universidad Secuestrada: El Reto de confrontar a la alianza Militar-Industrial-Académica. Caracas: Ministerio del Poder Popular para la Educación Superior

Morín, E. (2001). Los siete saberes necesarios para la educación del futuro. Barcelona: Paidós 

UNESCO (1997). Recomendación relativa a la Condición del Personal Docente de la Enseñanza Superior. Noviembre de 1997. Recuperado de: http://portal.unesco.org/es/ev.php-URL_ID=13144&URL_DO=DO_TOPIC&URL_SECTION=201.html

UNESCO (1998). La educación superior en el siglo XXI: Visión y acción. Conferencia Mundial sobre la Educación Superior. Tomo I. Octubre de 1998. Recuperado de: http://unesdoc.unesco.org/images/0011/001163/116345s.pdf



Autor: Dra. Asunción Suniaga


Profesión: Profesora e Investigadora de la Universidad de Oriente
Contacto: 



Skype: asuncy
Facebook: asuniaga
Twitter: @Asuniaga
Instagram: @asuncy
Youtube: asuncionsuniaga 

ESCRIBIR UN ARTÍCULO EN DOCENTES VIRTUALES 2.0 | DOCENTES 2.0

Actualmente, hemos recibimos varios correos en el que uno de nuestros lectores nos invitaba a crear una “estrategia participativa innovadora”. 


Estudiamos esta propuesta, que además se relaciona con la pregunta más recurrente: “¿cómo puedo ser columnista de Docentes 2.0?”, y decidimos abrir una convocatoria para todos los que siempre han querido participar en nuestra sección educativa. 

¿A quién está dirigida la convocatoria? 
A todos los lectores de Docentes 2.0. 

Categorías: 

1. Antieditorial: Un editorial que presente argumentos contrarios al de cualquiera de los artículos publicados en nuestro blog. Extensión máxima: 604 palabras, 2980 caracteres sin espacios, 3580 caracteres con espacios. 

2. La columna del lector: De cualquier tema sobre el que quiera presentar su opinión. Extensión máxima: 580 palabras, 2900 caracteres sin espacios, 3480 caracteres con espacios. 

3. Caricatura o fotomontajes. 


¿Cómo envío mi propuesta? 

Al correo articulos@docentes20.com Con el asunto #YoEscriboEnDocentesVirtuales. Debes incluir: 

1. Nombre del Autor 

2. Una foto de frente o de perfil de mínimo 500 K. 

3. Si tienes cuenta de Twitter, incluir tu usuario. 

4. Profesión 

5. Artículo 

Fecha límite para participar: La convocatoria está abierta de manera permanente.

¿Quién seleccionará las propuestas que se publicarán? El equipo que coordina la sección de Opinión de Docentes 2.0. 

¿Cuándo saldrán publicadas las propuestas seleccionadas? Quincenalmente se publicarán caricaturas, antieditorial y columna de opinión (todo enfocado en el ámbito educativo). El periódico se publicará todos los viernes mientras la convocatoria este vigente. La primera Página del editorial se publicará el viernes 15 de junio de 2018. 

¿Dónde serán publicadas las propuestas seleccionadas? En las ediciones digital, web y App de Docentes 2.0. 

¿Qué criterios se tendrán en cuenta en el proceso de selección? 

Buena argumentación, gramática y ortografía. 

Propuestas originales, que no caigan en lugares comunes ni repitan el contenido abordado por otros columnistas. 

No serán tenidos en cuenta textos que contengan insultos, inciten a delitos o que atenten contra el buen nombre y la honra de personas u organizaciones. 

Solo para artículos contáctanos: articulos@docentes20.com





3ER. CONGRESO MULTIDISCIPLINARIO DE INVESTIGACIÓN EN CIENCIAS

Convocatoria

El Grupo de Investigación y Pedagógica Compás conformado por investigadores de diversas áreas organiza, el III Congreso Multidisciplinario de Investigación en Ciencias (CMIC-2018), que tendrán lugar en la ciudad de panamá en el mes de noviembre

Objetivo
  1. Promover la formación de investigadores.
  2. Difundir la investigación científica y tecnológica generada por las Universidades. Intercambiar experiencias en investigación por medio de la tecnología.
  3. Vincular la docencia y la investigación en todas las áreas
Lineamientos para ponencias 
  1. Extensión máxima de 10 cuartillas,
  2. 1.15 de interlineado,
  3. Letra Arial de 12 puntos,en formatoWord, no se aceptarán trabajos en PDF, solo en formato de Word.
  4. Estilo de redacción APA.
  5. No deberá tener NOTAS AL PIE DE PÁGINA
  6. Titulo del trabajo, nombre completo del autor, grado académico y correo electrónico; nombre de la institución.
Cuerpo del trabajo:

Título Resumen,Abstract,PalabrasClave
I. Introducción
II. Metodología
III. Resultados
IV. Conclusiones
V. Referencias Bibliográficas
Podrán incluir cuadros y figuras. 

Los trabajos deberán ser enviados en el formato especificado por evento DESCARGAR PLANTILLA




EDUCACIÓN EN VALORES EN LA SOCIEDAD DEL CONOCIMIENTO

En la era digital, circulantes en la sociedad de la información y conocimiento, considerando que la globalización y los modelos establecidos por elementos comunes, como las aplicaciones en plataforma web al servicio de la educación, parece apropiado considerar cómo comportarse y el desarrollo de valores desde los aspectos morales y éticos con la tecnología, las concepciones del diseño de valores es ahora propuesto con respecto a la información y la tecnología de comunicación, es importante considerar la cercanía y los bajos costos para tener acceso a la información, y los cambios en la forma de comunicase entre personas, ahora más cercanos sin importar distancia ni husos horarios.

Por lo tanto, la formación moderna con las bondades de las nuevas tecnologías al servicio de la educación, han apuntado a la construcción de nuevos entornos educativos, orientado hacia un cambio en las formas académicas convencionales, abriendo una transacción de la voz pasiva para un aprendizaje activo, con la generación de conocimientos desde la forma individual, hacia la proyección a estructuras de participación y valorando el poder de la comunidad, establecidos a través del uso de estándares del contenido abierto, con nuevas perspectiva hacia la formación de valores de respeto, cooperación, con formación ética y moral. 

Ante todo esto, cabe resaltar dos elementos que han tomado auge en las tendencias educativas en la sociedad digital, que indican compromisos de valores éticos y morales, que pueden radicar en cada individuo de forma innata o quizás aprehendido, dadas por su contexto. Inicialmente vamos a citar la concepción Libre, que se asocia directamente con los principios y postulados de Richard Stallman y Linus Torvalds, al crear un movimiento tecnológico, que han desarrollado una cantidad considerable de aplicaciones para computadoras personales y proveedores de servicio de Internet, a partir de un núcleo de sistema operativo y una filosofía de libertad y apertura, que emerge el segundo elemento como lo es el Compartir. Este derecho a compartir creaciones propia de un individuo sin restricciones de acceso a sus códigos fuentes, y dando libertad para su uso sin importar el ámbito. Llama a la reflexión respecto a los derechos sobre las creaciones, y si miramos más allá del trasfondo de la manipulación de software, se encuentra el mayor banco de datos e información que se deposita y comparte en la Web.

En definitiva, nos encontramos en una revolución de libertad, en donde todos los usuarios de plataformas Web han dado manipulación, las aplicaciones en línea dinámicas que permite personalizar y han llevado a la búsqueda semántica de Internet, conducen a la búsqueda de Valores implícitos o explícitos, pero ahí se encuentran, al compartir una creación intelectual en elementos Web, establece la formación de principio éticos y morales que se encuentran en la protección de una creación, donde los espacios educativos deben promover su fortalecimiento, se debe convertir en una cultura resaltado por la honestidad, propuestos por las Creative Commons, donde a través de las diferentes combinaciones de licencias permite a un usuario compartir investigaciones, innovaciones y documentales, que le pueda producir mejoras por personas que con principios aptos para vivir en una sociedad caracterizado por el fácil acceso a la información libre y abierta, tenga las oportunidades de colaborar con las mejoras de la calidad de vida, haciendo bien con valores humanos, de libertad, seguridad, convivencia y respeto, haciendo posible fomentar postulados, para producir el florecimiento de una taxonomía axiológica de la Sociedad de la Información.   

              

Autor: Jhon Miguel Rodríguez Hernández.
Profesión: Magister en Innovaciones Educativas y Doctorante en Ciencias de la Educación.
Contacto: aprendizajemixto.uba@gmail.com


LA DOCENCIA UNIVERSITARIA VENEZOLANA: REFLEXIONES DESDE SU ACONTECER

Hoy en día, la docencia universitaria es un rol complejo que desde sus orígenes tiene una carga inmensa de responsabilidades que influyen en su practica cotidiana. En este sentido, la docencia universitaria venezolana ha estado permeada por un marcado tradicionalismo en la universidad que inciden directamente en los modos de producción de conocimiento, haciendo que los docentes deban ajustarse a unas normas y a un curriculum que responde a una estrategia política del Estado y a una dinámica del mercado. Es por ello que, las aulas de clases como escenario de poder, se han convertido en corrales de domesticación del pensamiento, para ideologizar para amedrentar y para hacer excluyente a los demás, en vez, de ser un escenario de diario compartir, vivir y convivir experiencias. 

Aunado a ello, la historia de la docencia universitaria en Venezuela evidencia un anclaje a una visión simplista, unidisciplinaria, fragmentada y transmisiva de los saberes por cuanto ha propiciado un aprendizaje memoristico y reproductor, lo cual se ha convertido en un instrumento de mutilación del individuo en cuanto a su capacidad de pensamiento, de contextualización en su realidad, de motivación y de autorrealización, y han sido invadidos por un pensamiento lógico-racional, rígida, simplista, absolutista, parcelada, unidisciplinaria y descontextualizado de nuestra realidad social. 

Esto ha ocasionado diversos problemas, entre los cuales destacan: la preparación y formación docente; el proceso de captación de docentes; la creación y recreación del conocimiento en la docencia; el nivel de exigencia del sistema educativo universitario; el efecto de la vida personal en el docente; la evaluación del desempeño docente; la coacción hacia el desarrollo e implementación de estrategias que estimulen el pensamiento creativo e innovador; divorcio entre el currículo y la práctica profesional; escasa participación de los docentes activos en la formulación de los currículos; poca estimulación hacia la carrera docente debido a las exigencias académicas y a sus bajas remuneraciones y otros dirigidos hacia áreas más específicas como: la motivación; la didáctica, la pedagogía y otras. Además, una buena parte de los docentes universitarios hemos perdido nuestra sensibilidad como ser humano, como persona y eso obstruye el proceso de formación y autoformación, lo que constituye una debilidad que superar. 

Por tal motivo, como dice Carlos Lanz y Fergunson (2010) urge una reforma epistemológica, axiológica, antropológica, sociológica, ontológica del docente y de la universidad que permita crear una crisis cognitiva en su ser y dilucidar en su evolución histórico-cultural como ha sido la docencia universitaria, cuales son sus fracturas y como ha sido permeada epistemológicamente ante los nuevos paradigmas que emergen en esta era planetaria, a fin de que pueda asumir los desafíos que les presenta el por venir. 

Las nuevas tendencias de la docencia universitaria en Venezuela, van más allá de superar las barreras económicas, profesionales, culturales, legales que han permeado su rol en la sociedad. Implica crear senderos inexorables para la construcción del conocimiento científico basado en el desarrollo de estrategias que promuevan el aprendizaje significativo, la participación protagónica y la democracia cognitiva. La docencia universitaria debe estar orientada hacia el ser, en donde el sujeto juega un papel preponderante y decisivo en el marco de la realidad avasallante, compleja y dinámica que tenemos hoy día. Se intenta romper con una concepción de la docencia universitaria lógica-instrumental, de pensamiento rígido y castrante, memorística, rutinaria por una que apueste a la sensibilidad, lo estético y lo ético, lo cual constituye la fisura epistémica y la razón por la que se hace esta investigación. 

Desde esta perspectiva, los docente universitarios de hoy requerimos cuestionar nuestros cimientos. Por ello me pregunto: ¿Que estamos haciendo para lograr una transformación de nuestro rol?. ¿Realmente estamos cumpliendo con nuestro rol?, ¿Seguiremos permitiendo signos de esclavitud a lo largo de la historia?. Pues, indudablemente las respuestas a esas inquietudes están en cada uno de nosotros quienes nos desempeñamos como docentes universitarios en este país, ya que en cada ser humano está la llave para abrir la caja donde están guardadas las respuestas de su vida. En este sentido, el punto de reflexión es si nos estamos alejando de nuestra misión, como seres humanos, como personas. Para ello, Humberto Maturana reconocido científico nos invita a ver el lado amoroso de la vida y a meditar. De ahí, que nosotros como docentes universitarios tenemos un compromiso con la sociedad que debemos retomar, pero no debe ser un esfuerzo individual, pues se necesita el compromiso de muchos y el incentivo de otros. Quiero terminar con una cita bíblica que dice: “Si alguno de ustedes es sabio y entendido, demuéstrelo haciendo el bien y portándose con humildad” (Santiago 3:13 TLA). 

REFERENCIAS 

Aguiar, Y. y Villegas, C. (2009). El desempeño del docente universitario en el contexto de la sociedad del conocimiento, Sapiens, 10 (2), 133-144 

Calles P., E. (2011). Autonomía y Transformación Universitaria. Caracas: Fondo Editorial Tropykos. 

Carvajal S., L. (2009). ¿Quién hizo qué en educación? Caracas: CEC S.A. 

Fergunson, A. y Lanz, R. (2011). La transformación universitaria y la relación universidad-estado-mundo. [Documento en línea]. Disponible en: http://www.ucab.edu.ve/tl_files/Home-Images/noticias/alex%20fergusson,%20rigoberto%20lanz.pdf. [Consulta: 2016, Mayo 10] 

González, L. (1993). Innovación en la educación universitaria en América Latina. Santiago: CINDA. 

Maturana, H. (2008). El sentido de lo humano. Buenos Aires: Granica 

Mayz V., E. (1991). El ocaso de las universidades. Caracas: Monte Avila Editores 

Morles, V.; Medina, E.; Álvarez, N. (2003). La Educación Superior en Venezuela. Informe IESALC-UNESCO. [Documento en línea]. Disponible: http://unesdoc.unesco.org/images/0013/001315/131594s.pdf. [Consulta: 2011, Junio 2] 

Prieto F., L. (2006). El Estado Docente. Caracas: Fundación Luis Beltran Prieto Figueroa. 

Rodriguez, L. (2012). La investigación universitaria en Venezuela. [Documento en línea]. Disponible en: http://doctxs6.blogspot.com/2013/01/la-investigacion-universitaria-en.html. [Consulta: 2015, Agosto 1] 

Torres, E. (2011). Concepciones epistemológicas que subyacen en la enseñanza universitaria. Omnia, 17 (3), 133-144 

Vásquez, D. (2014). La tecnología y el ser. [Documento en línea]. Disponible en: https://tctics.wordpress.com/. [Consulta: 2017, Abril 22] 

Vergaras, A. (2014). Reflexión integradora de la práctica docente, una perspectiva de formación en y para el trabajo. [Documento en línea]. Disponible: http://www.aporrea.org/educacion/a191720.html [Consulta: 2015, Octubre 29] 

Villarroel, C. (1995). La Enseñanza Universitaria: De la Transmisión del Saber a la Construcción del Conocimiento. Educación Superior y Sociedad, 6 (1), 103-122

Autor: Dra. Asunción Suniaga


Profesión: Profesora e Investigadora de la Universidad de Oriente
Contacto: 


Skype: asuncy
Facebook: asuniaga
Twitter: @Asuniaga
Instagram: @asuncy
Youtube: asuncionsuniaga 




HERRAMIENTAS DIGITALES EN LÍNEA

Cuando hablamos de necesidades, entendemos por algo que nos falta y estamos en busca de llenar ese vacío, para después sentirnos satisfechos. En el ámbito educativo pasa lo mismo, hay deficiencias en lo tecnológico, mayormente con las personas de edad avanzada, que no conocen del mismo por miedo o por querer permanecer en su zona de confort con lo que ellos ya saben y dominan de mejor manera. Y que eso, los hace personas seguras de sí y nadie lo puede modificar. 

No se deben correr a esas personas, pero si incentivar a hacer nuevas mejoras con el ámbito tecnológico en horizontes que posibiliten e inciten a hacer muchas cosas en el menor tiempo posible, no se desperdicia nada más bien es una ayuda en ambas partes para hacer el contexto más llamativo. Evitando emigración o un abandono escolar muy notorio. 

Es muy poco el personal que conoce e indaga sobre ello, a pesar de las estadísticas no se ha hecho mucho, aunque las personas y nadie más son las indicadas para determinar cuándo mejorar y entrar a esta era, que tiene un auge enorme y viene con muchas ganas de quedarse. 

Por ello, los alumnos requieren de docentes tecnológicos, informados que motiven al mismo a participar dentro y fuera del aula, saliendo de lo tradicional hacia algo moderno e innovador. Los docentes deben estar en mejor sintonía con, lo mejor de todo eso, es que diversas páginas web cuentan con videos-tutoriales gratuitos y de fácil acceso y búsqueda; sobre cómo utilizar ciertas páginas o crear las mismas. 

Para ellos, existen dos tipos de tecnologías: la sincronización para que al estar en movimiento se socialice la información, se suba y compartan tareas; en un tiempo específico y que todos puedan conocerla al mismo tiempo, así como dialogar de manera instantánea con los docentes y alumnos. 

Y también está la tecnología asincrónica, donde se pueden hacer cursos gratuitos estableciendo fecha y hora en que el alumno o el propio docente puedan administrar sus tiempos hiendo a lo seguro cuando deba ver los resultados y progreso de las tareas asignadas con anterioridad. Dejando de lado las horas y horas de revisar todo en físico con lápiz y papel. Hay plataformas donde uno le agrega o quita opciones que reflejan de manera rápida los avances de las tareas sin necesidad de ir una en una. Y que el resultado, cuando el docente acceda pueda ir y reconocer ya sea con su nombre de usuario o matricula, pueda ver su calificación y por qué la misma; pueda este en un futuro modificarla. 

Claro está, que no se pierde el objetivo de todo virtual, sino que; se le da un auge a la educación porque la volvemos tecnológica y por ende, innovadora. Es tarea de ambas partes, donde la actividad en conjunto debe sobrepasar el aula, como una comunicación asertiva que le dé realce al contexto donde se encuentra. 

Si la educación de por sí, cuenta con más de una deficiencia (en otros ámbitos) nunca es tarde para poder adentrarnos a algo que está en boca de todos, pero que pocos han querido participar. 


Autor: Lilia Daril Molina Gatica 
Profesion: Licenciada en Ciencias de la Educación 
Facebook: Lilia Molina

LA AUTOESTIMA EN EL AULA DE CLASES.

octubre 02, 2015 Posted by Docentes 2.0 , , , , No comments
En el mundo actual se le atribuye una valiosa importancia a otras capacidades, pero en el que sigue priorizando el conocimiento medible, es por esto, que resulta relevante establecer las posibles relaciones entre la mente emocional y la mente intelectual. 

De acuerdo con el autor Martínez, quien comenta que hay personas que son cognoscitivamente muy inteligentes, pero que al carecer de inteligencia emocional, terminan laborando para otros con cocientes intelectuales inferiores, pero con una inteligencia emocional superior a la suya. Sin pretender profundizar esto, se cree oportuno brindar una explicación, que permita la comunicación efectiva en lo que respecta al concepto de inteligencia emocional. 

El término se refiere a la capacidad de reconocer los propios sentimientos, los sentimientos de los demás, motivarnos y manejar, adecuadamente, las relaciones que sostenemos con los otros y con nosotros mismos. Sin embargo, son un grupo de capacidades referidas a las relaciones sociales, que se expresan en varios ámbitos de la vida, especialmente en aquellos en que los individuos interactúan con otras personas, como es el caso del ambiente laboral y académico. 

Además, la inteligencia “intelectual”, frecuentemente relacionada con las habilidades cognitivas, se ha valorado tradicionalmente a través del rendimiento académico. No obstante, éste como predictor del éxito laboral, no está libre de críticas, por su confiabilidad especialmente en contextos académicos apartados de la realidad laboral; y a pesar de que en muchos casos, suele dar una visión general del beneficio del estudiante de las instancias de aprendizaje, se considera que necesitan ser tomadas en consideración otras variables, en este caso comunicacionales, que aportarían elementos relevantes al respecto de la calidad del aprendizaje. Esto, razón que en la Educación se prepara a los futuros profesionales para desempeñarse en áreas laborales que requiere no sólo conocimiento tácito, sino además, explícito. 

Existen varias destrezas que se han relacionado con el éxito laboral, entre ellas está la asertividad. Según Opazo, “una persona es asertiva cuando tiene un estilo de comunicación abierto y desenvuelto, cuando es capaz de expresar en forma directa lo que piensa y siente, cuando es capaz de defender con decisión y firmeza sus opiniones y derechos, sin atropellar los derechos de los demás”. La influencia de esta destreza en los resultados de las evaluaciones académicas parece estar relacionada con la capacidad de los estudiantes para exponer sus ideas adecuadamente, para argumentar sus puntos de vista, o para ejercer su capacidad crítica, lo cual pudiera impulsar una conducta adecuada en situaciones de trabajo cognitivo. 

La conducta poco asertiva pudiera ser un obstáculo para el buen desempeño, por ejemplo, en evaluaciones orales o en aquellas que requirieran del trabajo en equipo. Sin embargo, las investigaciones de varios autores demuestran la importancia de la asertividad para el desempeño laboral. Se entiende, que un profesional psicológicamente inestable no está capacitado para brindar una adecuada atención laboral. Otros autores muestran cómo, en las personas con un alto nivel de asertividad, la ocurrencia de enfermedades somáticas asociadas al estrés es menor, propiciando una mejor calidad de vida y así un mejor desempeño laboral. 

Estas justificaciones son preocupantes en un contexto en el que se recompensa, fundamentalmente, el rendimiento académico. Si los profesionales que se gradúan en la actualidad, manejan muy bien los contenidos de las materias propias de las carreras, pero no desarrollan las habilidades sociales necesarias para el desenvolvimiento profesional, probablemente no serán profesionales de calidad. Así, surge la preocupación al respecto de que el rendimiento académico entonces no sea un buen predictor del éxito profesional. Por esta razón, se considera relevante incluir la medida de asertividad en este estudio, pues, en caso de existir una correlación positiva entre ambas variables, se pondría en evidencia la integralidad de las evaluaciones en el aula, y en caso contrario, estaría mostrando un área a mejorar en el desarrollo integral de los profesionales. 

Otro concepto muy relacionado con la capacidad de manejo social es la autoestima, el autor Milicic la conceptualiza como “la suma de juicios que una persona tiene de sí misma; es decir, lo que la persona se dice a sí misma sobre sí misma”. Tomando en cuenta esta definición, se puede decir que las personas, en el proceso de construcción de su identidad, incorporan creencias acerca de sí mismos, las cuales conforman esquemas cognitivos, que rigen pautas de conducta, y suelen tener como objetivo ser coherentes con dichas creencias. Es así, que si un estudiante posee una pobre visión sobre sí mismo, probablemente sus puntuaciones no sean altas; así lo evidencian diversas investigaciones. Considerando lo anterior, el concepto de autoeficacia describe el fenómeno de creer en las capacidades personales. “La autoeficacia sustenta la fe en la capacidad de realizar una determinada acción o producir un resultado deseado”, dice Feldman. 

El autor Bandura, quien desarrolló en profundidad estudios relacionados con este tema, afirma que aquellas personas con un grado elevado de autoeficacia se plantean metas más elevadas, son más persistentes en el trabajo para conseguirlas y suelen lograr un mayor éxito que quienes tienen un grado de autoeficacia bajo. Expuesto esto, resulta valioso entonces analizar la relación existente entre la autoeficacia y el rendimiento académico. 

En el tema de la autoestima y la autoeficacia, se encuentran varios estudios que muestran que existe relación entre ellas y de éstas con el rendimiento. Sin embargo, pocos autores revisan la relación entre estos indicadores del desarrollo de la personalidad y la asertividad, a la vez que analizan su relación con el rendimiento académico. El contexto actual aún inmuniza el desarrollo del contenido y no de la forma del aprendizaje. Este problema se muestra más claramente en las aulas de clases, cuando se prioriza el manejo conceptual sobre el desarrollo de la personalidad de los estudiantes. 

Aquí se pone de manifiesto la visión dicotómica del ser humano, que aparentemente es visto como un “ser que piensa”, obviando que además, es un “ser que siente”. El aprendizaje debe ser visto como un proceso de crecimiento en todas las dimensiones de la experiencia de los estudiantes. En el mundo actual, se necesita evidencia, en el contexto educativo, para motivar un cambio de paradigma, que se traduzca en la creación e implementación de programas transversales de desarrollo integral en los profesionales. Al establecer las posibles relaciones entre variables vinculadas con la personalidad y el rendimiento académico se pretende poner palpable la importancia de implementar programas educativos integrales y aportar datos empíricos que avalen la necesidad de analizar multifactorialmente el desarrollo de los estudiantes en las salas de clases. 


Autor: Ruth Mujica 
Profesión: Ingeniero de Sistema con Maestría en Software y Docencia Universitaria.

Página Web:www.docentes20.com

Un espacio que intenta generar espacios académicos para producir y compartir conocimiento sobre educación apostando a la calidad.